miércoles, 31 de agosto de 2016

Diálogo II


-       Hablemos de la magia.
-       Hablemos de la nada.
-       Hablemos de esa magia que es tu cuerpo sobre la almohada.
-       De tu risa, de tu fuego, de tu respiración acelerada.
-       Hablemos primero de tus silencios.
-       Hablemos de lo que callas.
-       Hablemos de eso que es secreto pero que en tus ojos estalla.
-       Háblame de la música de tus versos.
-       Enséñame el alma de tu guitarra.
-       Dejemos a los miedos debajo de la cama.
-       Un segundo, yo no puedo. Son mi canción de nana.
-       ¿Duermes en el miedo?
-       El miedo pone recta mi espalda, mientras tus manos hacen de mi cuerpo la postura de la gata. Suave, pero afilada.
-       Tú me diste una puerta.
-       Pero yo necesito una ventana, para gritarle al alba en esas noches que no duermo, donde tu ser me arrasa.
-       Yo sólo duermo.
-       Tú sólo callas.
-       Siempre hablo.
-       Pero no barajas. Sólo tengo la seguridad de las sábanas, donde mi cuerpo tiene su sitio, como las luces de ese techo que apagas.

    

miércoles, 24 de agosto de 2016

El templo



La luz nunca es tan clara cuando se filtra a través del cristal;
el silencio, siempre como roca,
perfila tus segundos,
tiempo eterno que es el día.

La duda ha construido todo un templo
en el que, sumergida,
desciendes.

No temas el mostrarte,
no hay límites para la belleza,
el arte
no perece.

Lo plausible de la sensualidad
 te recorre
enfrentándose a la inocencia
que esconden tus formas.

Asomarse
al riesgo del deseo
forma parte
del movimiento.

Lucha con la fuerza de tu vientre,
que es tu arma
y tu bandera.

No  importa cuánto camines,
tu cielo estará esperándote
siempre que te reflejes en el viento.


Fotografía Elena Lee
http://www.elenaleefotografia.com/