miércoles, 31 de agosto de 2016

Diálogo II


-       Hablemos de la magia.
-       Hablemos de la nada.
-       Hablemos de esa magia que es tu cuerpo sobre la almohada.
-       De tu risa, de tu fuego, de tu respiración acelerada.
-       Hablemos primero de tus silencios.
-       Hablemos de lo que callas.
-       Hablemos de eso que es secreto pero que en tus ojos estalla.
-       Háblame de la música de tus versos.
-       Enséñame el alma de tu guitarra.
-       Dejemos a los miedos debajo de la cama.
-       Un segundo, yo no puedo. Son mi canción de nana.
-       ¿Duermes en el miedo?
-       El miedo pone recta mi espalda, mientras tus manos hacen de mi cuerpo la postura de la gata. Suave, pero afilada.
-       Tú me diste una puerta.
-       Pero yo necesito una ventana, para gritarle al alba en esas noches que no duermo, donde tu ser me arrasa.
-       Yo sólo duermo.
-       Tú sólo callas.
-       Siempre hablo.
-       Pero no barajas. Sólo tengo la seguridad de las sábanas, donde mi cuerpo tiene su sitio, como las luces de ese techo que apagas.

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario