miércoles, 21 de septiembre de 2016

El cuerpo



Lo sabes,
aunque duele.
Duele la pena
que, como una hoja caída,
reposa en tu rostro.

Las marcas que quedaron en tus ojos
y por todo tu cuerpo
te lo recuerdan.

Hay decisiones que liberan de la angustia
y, momentáneamente,
te sientes fuerte,
amarrada a
la belleza desnuda
de tus silencios.

Que no te traicione tu espalda
cuando te dice
que aguanta cualquier peso.

A veces sólo hay que soltar
y sentir que nuestro cuerpo
no es más que eso:
peso muerto.
Pues muerta la ilusión,
muerto el cuerpo.

Siente el agua que desbordas,
es momentánea.
Momentánea es la ilusión,
momentáneo es el llanto,
que, como el agua,
sigue su curso.



Fotografía Elena Lee
http://www.elenaleefotografia.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario