lunes, 17 de octubre de 2016

Diálogo I


-       Mi caballo iba a tu puerta*.
-       ¿A qué puerta?
-       A la de los marcos invisibles, esa puerta que se abre y que se cierra, donde el viento no pasa, permanece, estable, inmóvil, pero lleno de palabras.
-       ¿De qué palabras me hablas?
-       De esas que siempre dices sin decir nada.
-       ¿Las palabras del silencio?
-       En el silencio no hay nada. En tus dichos sin decir, todo está lleno de palabras.
-       Entonces… ¿de qué palabras me hablas?
-       De esas que están llenas de nostalgia, esas que se perdieron en tu baile sobre el agua.
-       ¿A qué agua te refieres?
-       A aquella que todo lo arrastra.
-       No te entiendo, habla.
-       No puedo hablar donde las palabras callan.

*Pequeño fragmento de la maravillosa 'Bodas de sangre' de Federico García Lorca, siempre tan atemporal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario